Skip Navigation Links
Portada
Edición Impresa
Clasificados
Horoscopo
Galeria de Fotos
NoticiasExpand Noticias
Comentarios
Diversión/Distracción
Restaurantes
Flyers/Shoppers
   
  Ascenso de Michael Flynn fue rápido y su caída, vertiginosa
 
           
 
Flynn es el primer funcionario de la presidencia de Trump acusado en la amplia investigación que dirige el fiscal Robert Mueller sobre la posible coordinación entre la campaña de Trump y Rusia. Archivo.
     
  Por  Chad Day, Erick Tucker y Stephen Braun.
   
  WASHINGTON (AP) - Michael Flynn, el general preferido del presidente Donald Trump, ganó prominencia con su discurso fogoso en la Convención Nacional Republicana de 2016 y el premio que le dio el presidente al designarlo asesor de seguridad nacional.
Su caída fue aún más rápida: Trump lo despidió en menos de un mes y lo abandonó frente a una investigación penal que lo llevó a declararse culpable de mentirle al FBI sobre sus contactos con el embajador ruso.
Flynn es el primer funcionario de la presidencia de Trump acusado en la amplia investigación que dirige el fiscal Robert Mueller sobre la posible coordinación entre la campaña de Trump y Rusia. Es el primer exasesor de seguridad nacional acusado de un crimen desde el escándalo Irán-Contras de la década de 1980.
Flynn era una presencia destacada en la campaña de Trump, cuya misión era aportar prestigio en materia de seguridad nacional a un elenco con pocos nombres conocidos. En los actos de campaña y en la convención republicana encabezaba los coros de “lock her up” (que la encarcelen) dirigidos a la candidata demócrata Hillary Clinton.
El camino que llevó a Flynn a la corte comienza con dos sucesos el mismo día: la jornada electoral de 2016. Esa mañana, Flynn publicó una columna de opinión en el periódico The Hill en la que promovió ciertas posiciones del gobierno turco. Esa noche, el triunfo electoral de Trump hizo del general retirado, conocido por sus ataques al islam, el principal contendiente por un puesto de seguridad nacional prominente.
Semanas después, Flynn era asesor de seguridad nacional y el Departamento de Justicia se interesaba por esa columna como prueba posible de que su autor era un agente extranjero no registrado.
Mientras sus abogados estudiaban si debía registrarse bajo la Ley de Agentes Extranjeros, Flynn mantuvo una conversación telefónica con el embajador ruso Serguei Kislyak que fue grabada por el gobierno y llamó rápidamente la atención del Departamento de Justicia.
Agentes del FBI lo entrevistaron el 24 de enero acerca de sus comunicaciones con Kislyak y si habían conversado sobre las sanciones impuestas por el gobierno estadounidense a Rusia por su intromisión en las elecciones norteamericanas.
Días después, la secretaria de Justicia interina Sally Yates advirtió al abogado de la Casa Blanca Don McGahn sobre las discrepancias entre la versión pública de la presidencia _de que Flynn y Kislyak no hablaron sobre las sanciones_ y la realidad de lo sucedido.
La Casa Blanca no tomó medidas inmediatas contra Flynn, quien pudo conservar su puesto hasta que los informes periodísticos y las inquietudes de Justicia lo obligaron a renunciar.
En las semanas siguientes, Flynn se registró retroactivamente con el Departamento de Justicia y reveló que el cabildeo que hizo su empresa para un hombre de negocios turco, que le pagó 530.000 dólares, pudo haber beneficiado al gobierno de Turquía. Su socio Bijan Kian también se registró.
Sin embargo, eso no les bastó a los fiscales federales y Mueller, designado en mayo, se hizo cargo de esa investigación.
Las comisiones legislativas que investigaban a Flynn a principios de este año descubrieron que había recibido pagos de más de 37.000 dólares de la televisora rusa RT, patrocinada por el estado ruso, para asistir a la fiesta de gala de su aniversario en diciembre de 2015. Fue recibido como un dignatario y sentado junto al presidente Vladimir Putin durante la cena de gala. La inteligencia estadounidense descubrió posteriormente que RT es un aparato de propaganda del gobierno de Putin.
La inspectoría general del Departamento de Defensa también investiga si Flynn obtuvo la autorización oficial para recibir pagos de gobiernos extranjeros.
Flynn adquirió prominencia en los círculos de derecha como fuerte detractor de la política del presidente Barack Obama frente al terrorismo. Abogaba por una campaña más agresiva contra el grupo Estado Islámico y apuntaba sus cañones contra el islam, al que calificaba de “cáncer”. Aseguró que era una “ideología política (que) sin duda se oculta detrás de una religión”.
Esos eran sus temas en la campaña electoral, los que le permitieron ingresar al círculo íntimo de Trump. Sobre todo era la voz que reclamaba el encarcelamiento de Clinton por la manera como usó un servidor privado de email.
“Si yo hubiera hecho la décima parte de lo que hizo ella, estaría en la cárcel”, dijo Flynn en la convención republicana.
   
 
 
   Mas...
Bajan arrestos en la frontera, suben deportaciones
Bajan arrestos en la frontera, suben deportaciones

Denunciantes de acoso sexual son la Persona del Año de Time
Denunciantes de acoso sexual son la Persona del Año de Time
ADVERTISE HERE


FLEA MARKET ROUTE 9


Stop & Shop Supermarket


Vocero Hispano, Inc. © 2012 All Rights Reserved.